Las importaciones de papa británica retrasan la inspección de mercancías en el Puerto de Las Palmas

laprovincia.es/

El repunte en la llegada de contenedores ralentiza los controles v El sector del transporte exige soluciones ante «los retrasos de entre tres y cuatro horas»

a campaña de importación de papa procedente del Reino Unido ha supuesto un repunte considerable en la llegada de mercancía al Puerto de Las Palmas y está teniendo una afección directa en las labores de inspección llevadas a cabo por el Punto de Inspección Fronterizo (PIF), que se encarga de analizar los productos de origen animal, para el consumo humano y no consumo humano. 

RELACIONADAS

El director del área de Agricultura y Pesca de la Delegación del Gobierno en Canarias, Luis Ortín, explicó que «el incremento de contenedores ha sido considerable» y desde el servicio de inspección están haciendo todo lo posible para «atender a todas las solicitudes». Sin embargo, hay jornadas como la de ayer en la que «son hasta cuarenta los contenedores de papa británica» que llegan al puesto y resulta imposible que no se ralenticen los controles.

Además, el desvío puntual por parte de los importadores de un envío de entre 40 y 50 contenedores a La Luz, que estaba previsto que llegaran al Puerto de Santa Cruz de Tenerife, ha supuesto una carga añadida para la prestación del servicio. «Todo esto, sin contar con la inspección de otras mercancías que hay que realizar ordinariamente», apostilló Luis Ortín.

«Se repite día tras día»

Esta situación incide directamente en el trabajo de los transportistas que a través de la Asociación de Empresas de Transporte de Mercancías (Asemtra) ha hecho público su malestar por los retrasos -que llegan a ser de entre tres y cuatro horas- para conseguir la autorización que les permita hacer los servicios de traslado de contenedores a sus respectivos clientes.

El presidente de Asemtra, Roberto Jerez, que estaba in situ en las instalaciones de Frioluz donde se encuentra actualmente el PIF, aseguró que es «una circunstancia que se repite día tras día». 

«Se han llegado a acumular entre 40 y 50 camiones durante una jornada matinal», resaltó, lo que repercute directamente en el número de transportes que pueden realizar, ya que «en vez de tres viajes, sólo se puede dar uno», con todo lo que eso conlleva en la cadena de suministro y la correspondiente repercusión económica. 

Jerez remarcó que «en vez de ir a mejor, parece que todo va a peor», porque a pesar de que desde el ente asociativo han informado de las incidencias a la Delegación del Gobierno «la gestión está siendo nefasta». 

«El incremento de nuevas superficies de supermercados ha hecho que la llegada de mercancías haya subido en general, por lo que las instalaciones de las que disponen ahora mismo se hacen insuficientes. Hay que plantear otras opciones», dijo. 

Roberto Jerez indicó que el hecho de que algunos de los contenedores que se transportan sean refrigerados, hace que «tantas horas de espera puedan dañar la mercancía congelada y la fresca». 

Luis Ortín reconoció que «hay un problema de espera», pero que no viene dado por la falta de recursos ni de personal, ya que el servicio del PIF se lleva a cabo «de lunes a domingo». «El único día que no se hacen inspecciones es los sábados, porque no hay solicitudes para ese día», apuntó.

No obstante, es consciente de que «son pocas las calles» con las que cuenta la instalación actual para atender la notable demanda existente. En este sentido, recordó que «hay un proyecto de creación de un nuevo PIF», que aportará una solución final al problema en un futuro.

Búsqueda de acuerdos

Tanto la Delegación de Gobierno como Asemtra manifestaron su predisposición a intentar encontrar puntos en común para conseguir acuerdos que mejoren las actuales circunstancias. 

Luis Ortín anunció que se había puesto en contacto con el colectivo de transportistas para mantener una reunión mañana que espera que llegue a buen puerto. «Nosotros (la Delegación de Gobierno) somos los primeros interesados en plantear alternativas para mejorar. Esperamos que los transportistas pongan también de su parte y que se pueda llegar a un acuerdo», comentó. 

En la misma línea, Roberto Jerez cree que «puede haber cambios positivos» si se trabaja de manera conjunta, aunque sin olvidar que «hay que encontrar una solución con un carácter urgente». «Si la instalación no tiene capacidad para tantos camiones, a lo mejor hay que buscar otra ubicación temporal, o generar un nuevo sistema de organización», sugirió. 

Paquete de reivindicaciones

El presidente de Asemtra, Roberto Jerez, confirmó que los transportistas de La Luz se sumarán a la huelga propuesta por el sector para el próximo 28 de noviembre. Además de la petición para mejorar la operativa «en la recepción y entrega de mercancías» en las terminales de contenedores portuarias, el ente asociativo defiende que el transporte en las Islas quede exento del uso del tacógrafo salvo como un «elemento para fichar la entrada y la salida del trabajo para los conductores». Otra solicitud es que las revisiones de los vehículos refrigerados «vuelvan a ser como en la anterior normativa, una vez cada dos años;mientras que el cambio de la caja refrigerada sea cada cinco años», no como en la actualidad, que se rige por una fecha de caducidad estipulada -cada tres años- lo que supone un alto coste económico para los transportistas. | X. L.