Somos esenciales porque tenemos RESPETO A LAS TRADICIONES

Respetamos a nuestros mayores, aquellos que ejercieron la profesión antes que nosotros, y, por encima de todo, la memoria de Belén María, hija de estibador, fallecida hace 41 años en una protesta laboral.