Siete empresas compiten por construir la ampliación del muelle Reina Sofía

siete-empresaslaprovincia.es

La pugna por el contrato, presupuestado en 32 millones, reúne a las mayores constructoras del Estado

El alargue de nunca acabar

  • Han pasado más de 15 años desde que la Autoridad Portuaria acometió la última ampliación del mayor de sus diques. Las críticas ciudadanas por la pérdida de vistas desde la urbe paralizaron la obra en aquella ocasión y el entonces presidente del Puerto, José Manuel Arnáiz, acabó frenando el proyecto de modo que el alargue, que iba a ser de 1.100 metros, se quedó en 450. La decisión supuso una grave crisis con Puertos del Estado, debido entre otros motivos a los cambios de criterio con respecto a la adjudicataria (primero se dijo que sería compensada con otras obras, como la de La Esfinge, aunque finalmente fue indemnizada). El proyecto actual también ha estado sometido a diversos vaivenes entre la Autoridad Portuaria y Madrid. Por su alto coste, la obra debía contar con un informe favorable elaborado por Puertos del Estado, pero este tardó en llegar y el ex presidente portuario Luis Ibarra denunció la existencia de un presunto bloqueo intencionado por parte del por entonces máximo responsable de Puertos del Estado, José Llorca. La situación se desbloqueó tras los cambios acaecidos en los dos organismos a lo largo de este año, con la llegada de Juan José Cardona a los Puertos de Las Palmas y de Ornella Chacón al organismo dependiente de Fomento. J.C.G.
 

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha recibido siete ofertas para los trabajos de ampliación del muelle Reina Sofía, la más relevante y costosa -por encima de los 32 millones de euros- de las obras que tiene previsto ejecutar el organismo en el Puerto de La Luz a lo largo de 2019. La mesa de contratación, que revisó a finales de noviembre la documentación general de las licitadoras, ya ha dado luz verde a la admisión de todas las propuestas.

De todas ellas, solo dos provienen de compañías individuales. Se trata, en concreto, de las ofertas presentadas por la constructora Sociedad Anónima de Trabajos y Obras (SATO, filial de OHL) y por Sacyr Infraestructuras. Las cinco propuestas restantes pertenecen a uniones temporales de empresas (UTE): FCC Construcción y Pérez Moreno; Acciona Construcción y Lopesan Asfaltos y Construcciones; Dragados, Drace Infraestructuras y Félix Santiago Melián; Comsa y Lantania; y Cyes Maritime Works y Satocan.

Con la primera fase de análisis de la documentación general finalizada, el Puerto estudia en estos momentos las ofertas. La adjudicación, una vez superado el análisis de la comisión técnica previsto para enero, está programada de cara a la reunión del consejo de administración programada para el siete de febrero, según fuentes de la Autoridad Portuaria.

La ampliación del Reina Sofía es considerada estratégica para el futuro del Puerto de La Luz, aunque no solo por la incorporación de 409 nuevos metros de muelles en unos momentos en los que el recinto capitalino muestra síntomas de colapso en la línea de atraque, sin apenas espacio libre. El alargue hacia el sur permitirá también generar un mayor apaciguamiento de las aguas interiores de la dársena, lo que de acuerdo con los estudios realizados por la Autoridad Portuaria redundará en una mejora de la operativa diaria y facilitará -es decir, rebajará el coste- la ejecución de otras relevantes obras de infraestructuras portuarias.

La reducción de la agitación interior está pensada para reducir las horas de inactividad por mal tiempo de la zona sur del muelle León y Castillo naciente, utilizado habitualmente por la terminal de contenedores de Operaciones Portuarias Canarias (Opcsa), propiedad de la naviera MSC. De acuerdo con los cálculos realizados por la Autoridad Portuaria de cara a recibir el visto bueno de Madrid para la obra, el nuevo Reina Sofía hará que las horas anuales de inoperatividad en este muelle pasen de 1.145 a solo dos. Por su calado y dimensiones, el León y Castillo naciente está destinado a ser el punto de llegada de los megabuques de hasta 20.000 contenedores con los que Opcsa tiene previsto operar en La Luz una vez concluya el plan de modernización en el que está inmersa.

A la hora de justificar la necesidad del proyecto ante Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento, la Autoridad Portuaria esgrimió un tercer aspecto de la obra que considera beneficioso: el impulso al tráfico de embarcaciones relacionadas con el sector petrolífero en alta mar. El recinto grancanario se encuentra en las proximidades del denominado ‘triángulo de oro’ del Atlántico -el compuesto por los campos petrolíferos del golfo de México, los de Brasil y los del golfo de Guinea.

En un momento de reactivación de los precios del crudo, estas zonas están mostrando una cada vez mayor actividad -el mayor hallazgo de 2018, con 3.000 millones de barriles, ha tenido lugar en Guyana- y Gran Canaria se encuentra mucho cerca que los habituales puertos de apoyo y servicio, localizados en Aberdeen o Stavanger. En este sentido, el Puerto de La Luz ha reforzado durante los últimos años su papel como centro de servicios a la industria offshore, tanto para mantenimientos como para reparaciones, y ha otorgado varias concesiones de suelo público -a Astican en el Reina Sofía o a CCB-Zamakona en La Esfinge, por ejemplo- para crear instalaciones especializadas en este tipo de tráficos.

La obra tiene un plazo de ejecución previsto de 24 meses, aunque desde el Puerto se confía en que demore menos tiempo, ya que parte del trabajo ya está preparado desde la ampliación de hace una década. El pasado mes de julio, durante el inicio del procedimiento acordado por el consejo de administración, el director del organismo, Salvador Capella, asegura que podrá estar concluida antes de 2021.

https://www.laprovincia.es/las-palmas/2018/12/18/siete-empresas-compiten-construir-ampliacion/1129285.html