Cipriano Peña, el estibador extremo

IMG-20181217-WA0003laprovincia.es

El corredor majorero de Puerto del Rosario lleva 1.453 kilometros de pruebas al límite

Cipriano Peña Rodríguez, estibador del muelle de Puerto del Rosario, lleva ocho años participando en carreras extremas. Lo que comenzó para saldar una apuesta de bar se ha convertido en una manera de vivir, suya y de su familia, que lo acompaña cada vez que puede. Este año lleva recorridos 1.453 kilómetros en diez pruebas extremas, la última el ‘Half Maraton des Sables’, en Perú. Se trata de una carrera de 115 kilómetros, aunque debieron haber sido 10 más, pero se cortó por el riesgo de tormenta de arena y de nieblas muy bajas a través del desierto de Ica que se caracteriza por la autosuficiencia alimentaria de los participantes, que pasan cuatro días cargados con todo lo que necesiten para sobrevivir en condiciones extremas: comida, esterilla y saco para dormir o material de seguridad obligatorio.

Se trata de un deporte caro, pues aunque muchas de las pruebas las hace en Canarias, hay otras que le requieren viajar, así que son fundamentales los patrocinios, como el de la Fundación Belén María. También es un deporte sacrificado, el perfil de las pruebas requiere de un entrenamiento acorde, y el trabajo de la estiba, a turnos que se conocen cada día, no le permite tener un programa organizado. Según cada jornada saca horas para entrenar mañana, tarde o noche.

El corredor majorero está preparando para el próximo año una acción solidaria junto con la Fundación Belén María. Ofrecerán el patrocinio de cada kilómetro recorrido y donarán lo recaudado a diversas causas benéficas.

https://www.laprovincia.es/fuerteventura/2018/12/18/cipriano-pena-estibador-extremo/1129227.html