El Ayuntamiento y el Puerto ultiman el traslado de las naves humanitarias

navesEl emplazamiento ya está escogido con el visto bueno de las partes y solo resta comenzar la solicitud de concesión demanial

El traslado de las naves humanitarias hasta su nueva ubicación dentro del Puerto está a punto de convertirse en realidad. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la Autoridad Portuariade Las Palmas cierran durante estos días los últimos flecos que faltan antes de iniciar el procedimiento administrativo formal que concluirá con la llegada del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas y Cruz Roja a la zona de La Esfinge.

El emplazamiento ya está escogido. Las naves serán construidas en dos recoletas parcelas que carecen de uso en la actualidad y que están localizadas en el interior del recinto de la Zona Franca de Gran Canaria, en concreto entre la nave de la empresa de logística Rhenus y las montañas de La Isleta.

Con el terreno ya escogido y la aquiescencia de todas las partes implicadas ya solo resta dar comienzo a la solicitud de concesión demanial necesaria para la adjudicación del espacio. Una vez conseguida podrá comenzar la edificación de las naves, que por su sencillez constructiva no necesitarán demasiado tiempo. Las fuentes consultadas por este periódico, tanto en el Consistorio como en la Autoridad Portuaria, datan el tiempo necesario para culminar el traslado en un lapso de entre uno y dos años.

El emplazamiento actual del PMA y la Cruz Roja, entre el Poema del Mar y la valla del Puerto, es uno de los elementos más codiciados en el plan Puerto-Ciudad que se lleva a cabo en el istmo. El traslado de las naves es necesario para desplazar la Avenida Marítima unos metros hacia el este y ganar espacio para la MetroGuagua en la calle Eduardo Benot. También forma parte de la negociación entre el consistorio y los propietarios del acuario para emplazar un hotel en otra parcela cercana. El alcalde condicionó la modificación del planeamiento urbano y la concesión de la licencia a que sus promotores costeen el traslado de las naves. Por ahora se pagará con dinero procedente de la MetroGuagua.